Principal

Biografía
Entrevistas y testimonios
Cronología

Imágenes
      Fotografías

      Dibujos y caricaturas
      Documentos

Escritos
     
Libros
      Artículos
      Periódicos
      Discursos
      Documentos políticos

Textos sobre su vida y obra

Bibliografía y referencias

Reconocimientos
     
Cátedra Gerardo Molina
      Orden Gerardo Molina
     
Corporación Gerardo Molina
      Colegio Gerardo Molina

   

 

 
  Recordando al maestro Molina. Con ocasión del centenario de su nacimiento

 

 

Por: Darío Acevedo Carmona

Nacido en agosto de 1906 en el seno de una familia típica paisa de 13 hijos dedicados a la agricultura y a la minería, Gerardo Molina buscó las luces de la educación trasladándose a Medellín para proseguir sus estudios de bachillerato y universidad. Corrían los años 20 del siglo pasado, una época de grandes transformaciones en el país y notablemente en la capital antioqueña, epicentro de nuevas industrias y de un pujante desarrollo económico. Molina se inclinó por el Derecho pero hubo de partir hacia Bogotá en razón de la expulsión sufrida en la Universidad de Antioquia por su participación en una huelga estudiantil. A la larga ese sería el comienzo de una gran carrera en los campos de la política y de la vida académica. Primero se ligó a las huestes juveniles liberales que acompañaron a López Pumarejo en su empresa de modernización de las instituciones. Fue representante a la Cámara y luego senador de la república. Posteriormente, en 1944, fue nombrado rector de la Universidad Nacional en medio de uno de los mayores escándalos por la reacción opositora del clero, del conservatismo y de la derecha liberal, que incrédulos, miraban como este joven, declarado simpatizante del marxismo había vencido en la puja por dicho cargo al más destacado hombre de letras del liberalismo, Luis López de Mesa. Todos a una pusieron el grito en el cielo por lo que consideraban un estropicio y una amenaza a la cultura nacional pues se le entregaba la educación de la juventud a un “comunista”. Por fuera de los malos augurios, Molina realizó una gestión de modernización de la Universidad, amplió los cupos, la planta de profesores de tiempo completo, el intercambio con otras universidades del exterior, la vida cultural y artística en el campus y diversificó las carreras. Para él, la misión principal del alma mater consistía en coadyuvar a la construcción de la nacionalidad brindando alternativas de desarrollo por la vía de la educación.

Hacia 1949 salió del país en condición de exilado cuando arreciaba la persecución contra liberales y librepensadores. En París pudo concluir sus estudios doctorales en Derecho y Ciencias Políticas y dio forma a una de sus principales obras Proceso y Destino de la Libertad en la que da cuenta de sus experiencias en la reconstrucción de la Europa de la postguerra y demuestra su lúcido y riguroso dominio de las teorías en boga. A su regreso al país, Colombia estaba todavía viviendo la noche oscura de la dictadura rojista, y aunque fue llevado a prisión supo moverse para contribuir a la caída de esta en mayo del 57. Por esa época fue nombrado en dos ocasiones rector de la Universidad Libre a la que condujo por senderos de reforma no sin resistir a las campañas que contra su nombre se impulsaban desde el alto clero. Ensayó de nuevo la política durante los años iniciales del Frente Nacional con la convicción de que ese era el camino para remediar la violencia no obstante las limitaciones intrínsecas de dicho Régimen. Pero más adelante y dando cuenta de esa oscilación entre política y academia que siempre le caracterizó, se internó durante varios años en una profunda investigación, inédita en ese entonces, sobre las ideas liberales. El fruto de esos desvelos se ha podido ver en la edición de los tres tomos de Las ideas liberales en Colombia que han sido referentes para los estudios universitarios en ciencias humanas y sociales y que contribuyeron a darle una mirada más profunda y compleja a los problemas colombianos. Sin ser historiador de formación, nadie lo era en aquel entonces, Molina contribuyó con esa obra a redimensionar los estudios políticos, particularmente en el terreno de mostrar la pertinencia de la investigación sobre las ideas políticas. Su obra es una de las que más ediciones ha tenido y se sitúa a la par del estudio sobre La violencia en Colombia realizada por Guzmán Campos, Fals Borda y Umaña Luna y de los trabajos del pionero de la nueva historia colombiana Jaime Jaramillo Uribe.

Tardíamente reconocido por los grupos de izquierda como un líder de grandes quilates y proyecciones, fue lanzado como candidato a la presidencia en 1982. De su campaña quedó la imagen de un hombre serio, estudioso, nada sectario, enemigo del fanatismo, educador y sobrio en la exposición del programa que consideraba apropiado para el país, una mezcla entre intervencionismo de estado e ideas socialistas democráticas. Habiendo sido electo senador, propuso la más generosa ley de amnistía para los alzados armas, convencido de que el camino de la lucha armada no era el indicado para lograr los cambios en razón de las huellas dolorosas de la violencia del reciente pasado, como también de que a los alzados había que brindarles opciones políticas.

Al final de su vida pudo observar con vivo interés la tarea crítica en que se empeñaron los líderes soviéticos con la pereztroika y el glasnot, a las que atribuyó un gran porvenir en el camino de democratización que según él debía darse en la URSS para al fin acceder al socialismo de rostro humano por el cual siempre abogó. Muerto en marzo de 1991 no alcanzó a ver las hondas consecuencias de la caída del Muro de Berlín y el derrumbe estrepitoso de la Unión Soviética.

Molina era un hombre de convicciones pero a la vez era flexible y sabía establecer la distancia existente entre los deseos y las posibilidades. Así, para Colombia, como lo dejó consignado en su Breviario de ideas políticas, la hora no era la de instaurar el socialismo aunque sí la de profundizar la democracia y combatir la pobreza extrema. Su legado, aunque reconocido ocasionalmente en algunos círculos políticos y académicos, no ha sido suficientemente divulgado ni apropiado por las nuevas generaciones. Molina dejó honda huella en las maneras de hacer política, en el campo de la academia, de la historia y en la gestión universitaria. De esta última, tanto la Universidad Nacional como la Libre tienen mucho que mostrar. Defensor de la autonomía universitaria más no en términos absolutos. ¿Cómo puede la U estar al margen de la sociedad y el estado que la soportan y la definen? Su concepto de autonomía estaba pues referido a la independencia de la vida académica respecto de los poderes mediáticos, partidistas y doctrinarios. Una idea suya expresada en 1937 nos recuerda la riqueza y la pertinencia de su pensamiento universitario:

“No concebimos la Universidad sino como un mecanismo puesto al servicio de la nación, y de la democracia, animada del propósito de contribuir a la liberación del pueblo y a la solución justa de las cuestiones que a cada momento estorban nuestros movimientos...En la actual etapa política del país no puede ni debe tener la Universidad un carácter confesional...abre sus puertas a ideas antes en exilio; acepta en el profesorado, mediante la sabia reglamentación que ha hecho de esa carrera, a elementos de cualquier formación ideológica desde que tengan un respaldo científico, estimula la investigación de los estudiantes y forma en ellos...el hábito del análisis en torno de los hechos diarios; y preconiza la necesidad de discutir en las aulas los grandes temas colectivos, a condición de que en esas controversias no intervenga ningún afán proselitista...” (Revista de las Indias, MEN).

Una universidad ligada a los destinos de la nación, en disposición de estudiar los problemas y de contribuir a su solución, una universidad con claras funciones sociales e impartidora de una educación libertaria. Esto fue lo que dijo entonces y sería una de sus tesis favoritas en los ensayos que sobre la educación pública superior escribiría más adelante. Al recordar su legado con motivo del centenario de su nacimiento es pertinente invitar a las nuevas generaciones a estudiar toda su obra y a evocar su compromiso incondicional con la democracia, con las libertades y contrario a todo sectarismo, a la intolerancia y al dogmatismo.

Darío Acevedo Carmona Doctor en Historia por la Universidad de Huelva y profesor titular Universidad Nacional de Colombia.
París, julio de 2006

 
 

Quienes somos  -  Contacto

 Derechos Reservados de Autor. Corporación Gerardo Molina. Bogotá
Ultima actualización abril de 2008
Diseño, concepción y gestión de contenido: Katherine Rios